PALMERA SECA ¿NO TIENE VIDA?

Os conviene que yo me vaya

(Jn 16,5-11)

.

.

Aquella mañana el dueño de la casa se apresuró a ordenar a su jardinero algo que parecía inevitable: “Ha muerto. Está completamente seca. No sirve más que para afear mi precioso jardín. ¡Córtala!”.

Las palabras del propietario de aquel increíble vergel parecían certificar el final de aquella palmera sin vida.

Atrás quedan tiempos de esplendor de la que fue reina del jardín.

Al principio parecía ser el cisne protagonista de un revival del “patito feo”. Nadie entendía cómo, en aquel patio de frondosos arbustos, tuviera que tener cabida esa fea, incómoda y pequeña palmera que tanto tardaría en dar sombras.

Sin embargo ella, a medida que crecía, con la seguridad que iba dando la verticalidad de su desarrollo, se comenzaba a sentir segura de si misma y orgullosa de sus hermosas palmas que daban sombra a cuantos se paseaban por aquel espacio, ensalzando la belleza del entorno.

Cada mañana el sol salía por su lado de jardín y esta comenzó a pensar que lo hacía solo para ella. Seguir leyendo

5 PASOS PARA UNA BUENA CONFESION

 

Estos los 5 pasos principales a repasar a la hora de la confesión:

1 – EXAMEN DE CONCIENCIA. Esfuerzo sincero en recordar todos y cada uno de los pecados.

2 – DOLOR DE LOS PECADOS. Reconocer que se ha ofendido a Dios que nos ama tanto.

3 – PROPÓSITO DE NO VOLVER A PECAR. La simple y sincera determinación de no volver a pecar por amor a Dios.

4 – DECIR LOS PECADOS AL SACERDOTE. De una manera concisa, concreta, clara, completa y número de veces.

5 – CUMPLIR LA PENITENCIA. Cumplirla cuanto antes con humildad y dolor en desagravio, reparación y satisfacción de la culpa contraída al ofender a Dios

Guión para hacer bien el EXAMEN DE CONCIENCIA: 

Seguir leyendo

CRISTO, MI VECINO Y LAS CLASES DE COCINA

¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces?

(Jn 14,6-14)

Este es un fragmento del Evangelio de hoy. Pulsando aquí puedes leerlo completo.

.

.

¡Menuda pregunta nos hace Jesús a ti y a mí hoy!

La verdad es que, pese a llevar mucho viviendo juntos, no siempre podemos decir que lo conocemos del todo.

En las últimas semanas he recurrido en varias ocasiones a la idea que somos los cristianos de base, los soldados de reemplazo (esto solo lo van a entender los que hicieron la “mili”) los que tenemos que tirar del carro para que la gente con la que convivimos conozca de verdad a Cristo.

Sin ir muy lejos para buscar, solo he tenido que mirarme para encontrar a alguien que ha sido vecino de Cristo mucho tiempo y no lo conocía.

Durante muchos años de mi vida nuestra relación era como la de esos vecinos que viven en el mismo edificio pero que apenas tienen relación.

Por mucho tiempo fui consciente de que vivíamos los dos en el mismo bloque de pisos, porque cuando me bautizaron y educaron “en cristiano”, gracias a Dios, me facilitaron vivir en una buena zona y sabía de mis vecinos. Seguir leyendo

LA TÓRTOLA

Hoy, 2 de febrero es un día que se celebran muchas cosas al mismo tiempo.

El enunciado sería: Presentación de Jesús en el templo y purificación de la Virgen María, Fiesta de la Candelaria y Jornada Mundial de la Vida Consagrada.

Como diría el rechoncho Obelix, compañero de Asterix en sus desventuras con los romanos, ¡estos cristianos están locos!!.

Y es que cualquiera que vea que en un día celebramos 4 cosas, y hace nada que a la Navidad le añadimos por delante el Adviento y por detrás la Epifanía… en fin que parece que estamos todo el día de fiesta. La verdad es que es para estarlo. 

Pero vamos a darle un poco de sentido a todo lo de hoy. Son 4 cosas:

1. Purificación

2. Presentación

3. Luz. “Candelas”

4. Consagración

Todo. Todo lo que se celebra se saca como conclusión de la lectura de la Palabra que Dios nos pone a nuestra disposición en el Evangelio de hoy. Yo os la voy a contar a mi manera, Seguir leyendo

CUATRO CON NOVENTA Y CINCO

(Mt 7,1-5): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados, y con la medida con que midáis se os medirá. ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo? ¿O cómo vas a decir a tu hermano: ‘Deja que te saque la brizna del ojo’, teniendo la viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano».

Cada día llego a entender mejor cómo Jesucristo nos habla a través del Evangelio. A lo largo de este aprendizaje me he habituado a leer cada mañana el Evangelio del día, llegándose a convertir en el hilo conductor de la jornada.

Es cierto que esta lectura del Apóstol Mateo la comprensión es fácil. Sin embargo, me atrevo a compartir la reflexión a la que me ha llevado.

No me tengo que remontar muy lejos en mi memoria para recordar una experiencia de la vida diaria en la que Seguir leyendo

PECADO ORIGINAL 2.0

Llevas horas frente a tu ordenador. Ensimismado con lo bien que te está quedando el trabajo que tienes que terminar tras haberle dedicado días de esfuerzo, nada te hace presagiar el capricho informático que va a acontecer en breve.

Un pequeño detalle y, piensas, me quedará genial. Le agrego una imagen y listo. Le doy a insertar y… el ratón que no responde. ¡Vaya! El reloj de arena virtual girando sobre si mismo no anuncia nada bueno…

¡¡No me digas que se ha quedado colgado el pc!! ¡¡No había guardado el documento!!

Toca reiniciar y comenzar de nuevo.

Espero que no te hayas visto muchas veces en esta frustraste situación porque desde luego eso de “lento a la ira” cuesta aplicarlo en ese momento.

Pues algo parecido a esto creo que le ocurrió a Dios cuando se puso a crear “su trabajo”, prepararnos este mundo para que nosotros lo habitásemos… e hiciéramos lo que poco a poco vamos haciendo con él. Seguir leyendo

¿PARA QUÉ SIRVE IR A MISA?


La nevada de todos los días.

Hay muchas prendas de ropa –ornamentos- con las que se reviste el sacerdote para celebrar la misa, la primera es el amito. El amito es una especie de pañoleta blanca, frecuentemente con una cruz bordada en el centro. Cuando el sacerdote comienza a revestirse para la celebración eucarística coge el amito, lo reposa brevemente sobre la cabeza, y luego se lo pone sobre los hombros, rodeando el cuello que así queda cubierto por el blanco del amito.

Decía un cura que Seguir leyendo