PARA TODOS LOS LÁZAROS. EL HADES PUEDE ESPERAR.

“…Era un hombre rico que … celebraba todos los días espléndidas fiestas. Y un pobre, llamado Lázaro, que… hasta los perros venían y le lamían las llagas.” Lucas 16, 19-31

·

Siempre me han gustado esas recopilaciones que se hacen a final de año y en verano con los hits musicales del momento. Los temas que más han sonado durante un periodo, te los reúnen en uno o dos volúmenes y no tienes que molestarte mucho en no perderte ni uno solo de los temazos de actualidad.

En esta Cuaresma me ocurre algo similar con el Evangelio. “CUARESMA 2012, los 40 Evangelios del momento reunidos par ti”. Este podría ser el slogan de una campaña celestial con los ángeles anunciando a trompeta y platillo, que en 40 entregas diarias, Jesucristo te habla cada día con un mensaje exclusivo para ti. La verdad es que la selección de este año incluye Palabras a cual mejor.

Y como no podía ser de otro modo en estos conjuntos de éxitos siempre hay un tema rompecorazones. Seguro que en tu vida siempre hubo una balada que fue banda sonora de tus primeros amores. Y en este caso no es el “I´ll always loves you” de la malograda Whitney Houston, o el “Nothing compares to you” de Sinead O´connor (la época de estas canciones delatan porqué algunas canas adornan mi cabellera…), aunque podría valer traducir el título de estas canciones para dedicarlo a Cristo: Yo siempre te amaré y Nada es comparable a ti….

El caso es que hoy, en esta recopilación cuaresmal, toca oír el tema que a mi me rompió el corazón para volver a andar de camino a Dios: La Parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. Pulsa aquí si quieres leerla completa.

Sigue leyendo

DON DIABLO SE HA ESCAPADO…

“…si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios” (Lucas 11, 14-23)

·

En 1980, hace ya 32 años, el cantante español Miguel Bosé triunfaba con una canción cuya letra contenía este fragmento:

Don diablo se ha escapado, tu no sabes la que ha armado.

Ten cuidado, yo lo digo por si…

Anda por rincones y se esconde en los cajones de la presa que decida conseguir

Algunos de vosotros quizá hayáis sido capaces de ponerle música a esta canción.

Hoy, por vez primera en este blog y en este camino que estoy recorriendo para ir Aprendiendo a Vivir en Cristiano, me voy a atrever a hablar del innombrable, que ya ha alcanzado, por méritos propios, tener su hueco en esta página y llamarlo por su nombre.

La primera ocasión que oí hablar de él tras mi retorno para seguir la estela de Dios, fue cuando dos religiosas, con cierta posición jerárquica dentro de su congregación, entre ellas y en mi presencia, mencionaban al diablo como la misma naturalidad que yo hablo de mi vecina.

Sigue leyendo

HAY QUE COMÉRSELO TODO…

“No juzguen y no serán juzgados;

no condenen y no serán condenados;

perdonen y serán perdonados (…)

la medida con la que ustedes midan

también se usará para ustedes.”

(Lucas 6, 36-38)

.

Cualquiera que llegue a este blog católico por primera vez y vea una hamburguesa en la imagen que acompaña a esta entrada pensará que se le habrá colado la publicidad de un restaurante de comida rápida.

No. No es así. A ver si consigo explicarte cómo ha llegado hasta aquí…

Llevo unos días inquieto con unos asuntos que Dios ha tenido a bien ponerme en mi camino y que sutilmente, una vez más, me ha ayudado abordar, no sin una buena dosis de dudas previas.

Puede que en alguna ocasión alguien te haya ocasionado algún daño moral. O físico, o mental. Además de lo tangible, puede que también habrá dejado magulladuras en tu orgullo, que es muy sensible ante cualquier ofensa.

A mi me ocurrió con alguien a quien tenía en bastante estima. Cuando menos lo esperaba, me traicionó. Sigue leyendo

ANTES DE JUZGAR A LOS DEMÁS, EXAMÍNATE TÚ MISMO.

“Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación…Los sumos sacerdotes y los fariseos habían dado órdenes de que, si alguno sabía dónde estaba, lo notificara para detenerle” (Juan 11,45-56)

La situación comienza a ser insostenible. Mucha gente está conmocionada después de la resurrección de Lázaro. Ha sido un acontecimiento muy conocido en toda la región; no se habla de otra cosa.

Los fariseos saben todo esto. Son incapaces de creer y tratan, bajo cuerda, de difundir que todo fue un engaño de Jesús, que Lázaro no había muerto y que Jesucristo es un mentiroso y un embustero.

No obstante, hay que hacer algo más. Hay que combatir directamente a Jesús. No bastan estas artimañas. Como nos explica el Evangelio de hoy, (léelo aquí) los fariseos se reúnen: piensan todos lo mismo; es la hora de ir a por todas. Se acabaron las medias tintas. Caifás toma la palabra y dice el veredicto: conviene que uno muera por el pueblo. Era un modo fino de decir que había que acabar con Jesucristo, pero, al final, sus palabras fueron proféticas porque murió por todos los hombres.

Da miedo contemplar la perfidia de los fariseos, como acongoja también pensar cuánta gente hoy se reúne para planificar y ejecutar el mal, obedeciendo a la voz del diablo. Sigue leyendo

VIERNES DE DOLORES: TIRAR PIEDRAS


”…los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle… ¿Por cuál de las obras del Padre queréis apedrearme?” (Juan 10, 31-42)

En el Evangelio de hoy  (léelo aquí) podemos ver cómo los judíos querían prender a Jesús, pero se les escapaba de las manos.

No estaría diciendo la verdad si no reconociera que en algunos momentos, a mí también “se me escapa Dios de las manos”.

Puede que como yo, en alguna ocasión hayas vivido momentos de sequedad. Ese tiempo que se te presenta en tu relación con Dios en el que, sin saber porqué, no oyes lo que te está diciendo, o cuando menos no llegas a interpretarlo. 

Hace tiempo que estas sequías dejaron de preocuparme. Solo el hecho de querer seguir compartiendo a diario contigo mis experiencias a través de este blog me inquieta ligeramente cuando no acierto a entender el dictado del Padre. Por lo demás, sé que permaneciendo pegado a El, esto pasará en unos días.

A lo mejor lo que Dios quiere ahora es que sea este momento de sequedad lo que tengo que compartir con vosotros en esta ocasión.

Gracias a El ya he aprendido que estos momentos de sordera se superan con paciencia y acudiendo al Señor con más firmeza, si cabe, de lo que habitualmente lo haces. Esto es como ver una película en otro idioma que no entiendes, y aunque te la pongan subtitulada, hasta se te ha olvidado cómo leer.

Recibir a Cristo en la Eucaristía es el mejor tratamiento para este mal. Cuantas más veces acudes a dejar que comparta su Cuerpo contigo, más fácil será que el enemigo pierda la esperanza de reconquista.

Además, en esta ocasión, Dios ha tenido a bien echarme un cable y estoy recibiendo más colaboraciones que nunca de los que siguen el blog, lo que hace más fácil mantener viva esta llama.

Hoy, un hermano en Cristo y comentarista del blog, será el que se haga cargo de completar este post. Sigue leyendo

CON LA MEDIDA QUE TU MIDAS, SE TE VA A MEDIR A TI

“Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada” (Juan 8,51-59)

 ·

Podemos estar llenando nuestra vida, no de los criterios y juicios de Dios, sino de los nuestros.

Cada vez que en la Cuaresma se nos presenta el grito de súplica, al mismo tiempo se nos está hablándo de la importancia que tiene la conversión interior. La Escritura nos habla de cómo nuestro corazón tiene que aprender a volverse a Dios, de cómo nuestro corazón tiene que irse convirtiendo, y de cómo no puede haber ninguna dimensión de nuestra vida que quede alejada del encuentro convertido con el Señor. Así es importante que convirtamos y cambiemos nuestras obras, es profundamente importante que también cambiemos nuestro interior.

Se nos habla de la capacidad de ser misericordiosos, de no juzgar, de no condenar y de perdonar. Esto que podría ser algo muy sencillo, requiere del alma una actitud de una muy profunda transformación. Una transformación que necesariamente tiene que empezar por la conversión de nuestra inteligencia. Sigue leyendo

ACERCARSE A DIOS. LOS BARBEROS NO EXISTEN…

“Si os mantenéis en mi Palabra,…conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8,31-42)

·

Comparto contigo hoy un cuento muy ilustrativo sobre situaciones en las que en alguna vez nos hemos visto de protagonistas.

En alguna ocasión te habrán preguntado por qué crees en Dios si nunca lo has visto.

Hoy ponemos un ejemplo sobre lo que significa actuar sólo con indicios…

·

LOS BARBEROS NO EXISTEN Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: