LA VIRGEN DE GUADALUPE Y LAS RATAS DE NUESTRO DESVÁN

Celebramos hoy nuestra Señora de Guadalupe. Felicidades a nuestros hermanos mexicanos, de cuya patria es patrona, donde se la venera multitudinariamente.

Hoy es buen momento para compartir contigo una nueva reflexión a partir de los escritos de Jose Pedro Manglano Castellary (Manglanitos, editorial Cobel).

Este artículo tiene tres partes, la primera nos recuerda a nuestra Madre, la Virgen de Guadalupe, la segunda, muy interesante para recapacitar de cara a tu próxima confesión y para finalizar, una plegaría.

En cierta ocasión Juan Diego estaba triste por la enfermedad de su tío Bernardino. Entonces se le presenta María por cuarta vez y le dice unas palabras tan tiernas, tan de madre cariñosa, que conviene resumirlas hoy en los oídos de todos los que somos hijos suyos: “Oye y ten entendido, hijo mío, el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí? ¿No soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más necesitas?

Seguir leyendo

AHORA QUE HABLAMOS DE LA VIRGEN MARÍA

 

En estos días en los que se habla con mayor frecuencia de María convendría pararnos a pensar a quién nos estamos refiriendo, pues ni más ni menos se trata de la ¡Madre de Dios!.

Mucha gente llegó a María a través de alguna de sus numerosas advocaciones. Las advocaciones son, poniendo un ejemplo simple, como las diferentes formas de llamar madre a una madre. Se le puede llamar mamá, mami, mamita, mamuchi, madre, mamacita… y un sinfín de acepciones que nos llegaría a sorprender.

Pues con la Virgen María pasa igual pero en mayor medida. Es casi imposible que Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 136 seguidores