PROPÓSITOS: RECONOCER NUESTROS ERRORES

Siguiendo en esta primera semana del año con algunos propósitos que ayudarán a crecer como cristianos abordamos hoy una propuesta a la que me sumo de inmediato: RECONOCER MIS ERRORES.

En mi opinión cualquiera de los propósitos de los que hablo estos días, tibieza, alegría o el de hoy, son actitudes que hay que hacer con dolor. Y no me refiero a dolor físico, hay que reconocer que cambiar una actitud encallada en el alma siempre, siempre, va a generar un dolor incalificable en nuestro interior, pero si duele es que estamos haciendo lo correcto, estamos cambiando.

Imagínate si dolió al hijo pródigo reconocer su error y volver a casa. ¿Cuánto tardaría yo en hacer lo mismo?

Después de leer esta entrada, te recomiendo que leas el vídeo que te dejo al final. Sigue leyendo