¿DÓNDE ESTÁ LA LUZ?

Yo, la luz, he venido al mundo para que todo el que crea en mí no siga en las tinieblas.

(Jn 12,44-50)

Este texto pertenece al Evangelio de hoy. Pulsa aquí para leerlo completo.

.

¿Dónde estaban las 5000 personas que aclamaban a Cristo tras el milagro del pan y los peces cuando a este le crucificaron?

¿No había ni uno solo que le prestase apoyo cuando arrastraba su cruz hacia el Calvario?

Mientras Jesús había estado devolviendo la vista a ciegos, levantando inválidos o resucitando muertos, todo eran loas y parabienes.

En los momentos en los que se precipitó su muerte, ninguno de sus seguidores da la cara por él y los únicos que aparecen en escena son un traidor y otro que le niega 3 veces.

Pasan dos mil y pico años… y aún sigue sucediendo lo mismo.

Cuando eres popular te aplauden y cuando dejas de hacer lo que les gustaba, te crucifican.

Hoy trato de fijarme en Jesucristo para entender cómo afrontar esos momentos. Sigue leyendo

5 COSTUMBRES PARA GANAR SIMPATÍA CON JESÚS EUCARISTÍA

El que come mi carne y bebe mi sangre,

permanece en mí, y yo en él

(Juan 15,1-8)

Lee el Evangelio del viernes III de Pascua pulsando aquí

.

.

Os propongo cinco buenas costumbres para ser aplicadas en ganar la simpatía de Jesús Eucaristía. Conectar con el Señor que está presente en el sagrario que preside el altar de cada iglesia, para permanecer en El y ser conscientes que El habita en nosotros .

1. VISITARLE TODOS LOS DÍAS

De la misma forma que visitamos a nuestros seres queridos, porqué no hacerlo con El a diario. Aunque solo sea un momento para darle los buenos días.

El Cura de Ars, San Juan María Vianney, decía: “Nuestro Señor está ahí escondido, esperando que vayamos a visitarle y a pedirle. El suspira e intercede sin cesar junto a su Padre por todos nosotros. Está ahí para consolarnos; por tanto, debemos visitarle a menudo. ¡Cuánto le agrada ese pequeño rato que quitamos a nuestras ocupaciones, o a nuestros caprichos para ir a rezarle, a visitarle, a consolarle de todas las injurias que recibe! Sigue leyendo

TIRAR DEL CARRO

…Felipe, oyendo que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó:

“¿Entiendes lo que estás leyendo?”

El le contestó:

 “¿Cómo voy a entenderlo, si nadie me lo explica?”

(Hechos de los Apóstoles, 8, 26-40)

:

En el día de hoy vamos a cambiar la costumbre. No tomaremos la referencia de una frase del Evangelio para desarrollar la entrada.

En esta ocasión voy a compartir contigo la primera lectura del día para que puedas leerla al completo si no tienes oportunidad de ir a misa y oírla antes de recoger el bombón que Dios te tiene guardado para ti.

Antes que nada, comencemos deleitándonos con este bello relato:

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (8, 26-40)

En aquellos días, un ángel del Señor le dijo a Felipe:

“Levántate y toma el camino del sur, que va de Jerusalén a Gaza y que es poco transitado”.

Felipe se puso en camino. Y sucedió que un etíope, alto funcionario de Candaces, reina de Etiopía, y administrador de sus tesoros, que había venido a Jerusalén para adorar a Dios, regresaba en su carro, leyendo al profeta Isaías. Sigue leyendo

SEÑOR, DANOS SIEMPRE DE ESE PAN

Señor, danos siempre de ese pan

(Jn 6,30-35)

Hoy comparto de nuevo con vosotros algunos textos del libro de Fulgencio Espa que me está acompañando estos días, “Pascua: Vívela con El”. 

De un tiempo a esta parte me he aficionado a adquirir libros en formato electrónico que si tienes la suerte de tener un smartphone, un móvil de última generación, puedes llevar gran cantidad de ellos siempre contigo, pues son muy económicos (este que os comento, costó 2,95€) y por ejemplo, tras la misa puedes acompañar un momento de oración con alguna reflexión.

De todas formas, aún se ve raro ver a alguien hurgando en un móvil sentado en un banco de la iglesia. Vamos a darle tiempo al tiempo, pero nunca la espalda a nuevas tecnologías que nos faciliten vivir nuestra fe con más intensidad.

Si estás interesado en el tema podemos dedicar un día una entrada a las numerosas y muy prácticas aplicaciones cristianas que existen en la actualidad para este tipo de dispositivos: Rosario digital, Biblia interactiva, misal, Magnificat…

En cualquier caso, veamos con qué reflexión acompaña el autor mencionado la lectura del Evangelio de hoy:

(…) “No pongáis vuestra esperanza en las obras de vuestras manos”.

Enfocamos nuestra vida –todo el rato– conforme a nuestros planes. Sigue leyendo

RECIBIR A JESÚS POR PRIMERA VEZ, NO TIENE PRECIO

Ellos le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?.

Jesús les respondió: “La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que Él ha enviado.

(Jn 6,22-29)

·

Lee el Evangelio de hoy lunes III de Pascua pulsando aquí

·

Llegan las Primeras Comuniones.

En esta semana muchos niños van a comulgar por primera vez. Ojalá niños y padres sean conscientes realmente del paso que están dando.

A lo largo de sus vidas, seguro que se formularán en alguna ocasión la misma pregunta que en el Evangelio de hoy se plantean sus discípulos.

¿Qué deben hacer para realizar las obras de Dios? Muy fácil, solo creer en El.

Será la primera vez que entren en comunión con Cristo, pero nunca llegará la última oportunidad, tanto para los niños como para los padres, para poder creer el El.

···

Los que en estos días hacen la Primera Comunión van a tomar su primera Hostia Sagrada.

Nuestro organismo asimila aquello que tomamos. Así, el alimento que ingerimos se transforma en parte de nuestro cuerpo. Para que lo entiendan, seguro que en más de una ocasión le has explicado a tus hijos que coman mucha fruta y verdura porque se harán “muy fuertes y muy altos”.

Cuando por primera vez reciban a Cristo en la Eucaristía, será al contrario. Será el niño el que pasará a formar parte de El. Sigue leyendo

DAR TODO LO QUE TENEMOS

“…El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer,

(…) Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados…”

(Jn 6,1-15)

Lee el Evangelio de hoy, Viernes II de Pascua, pulsando AQUÍ

·

La versión del conocido milagro de la multiplicación y los peces que nos aporta el evangelista Juan muestra algunos detalles que nos ayudarán a reflexionar.

En nuestros días es fácil imaginar una multitud como la que se nos cuenta en este relato.

Trasladémonos…

Imagina que estamos en campaña electoral y uno de los candidatos propone un mitin en la enorme explanada que hay a las afueras de una ciudad.

Allí esperan congregar a una gran cantidad de personas. En este caso habilitan 100 autobuses para trasladar, a razón de 50 pasajeros cada uno, a 5.000 personas.

La organización lo prepara todo para que el líder del partido pueda enfervorizar a sus simpatizantes, en su mayoría pensionistas que solo con la excursión, la banderita del partido y el bocadillo con refresco prometidos, darán por bien empleado el día.

“Hablando de bocadillos” -pregunta el líder al jefe de campaña-, “¿cómo llevamos el tema de los bocatas para los asistentes?”

El jefe de campaña que le pregunta a su becario, “oye niño, ¿tenemos bocadillos para todos, no?”

El niño, que está siempre pensando en otras cosas menos en lo que tiene que pensar, nos hace recordar a aquel anuncio de donuts, en el que el colegial, llevándose las manos a la cabeza por su olvido, exclamaba: “¡andá, la cartera!”.

El muchacho solo cuenta con los 5 bocatas y 2 latas de coca cola, que había echado en la mochila para él y su colega…

Sigue leyendo

¿QUÉ HAGO PARA DEFENDER MI FÉ?

“…el que es de la tierra, es de la tierra y habla de la tierra…

El que cree en el Hijo tiene vida eterna.”

(Jn 3,31-36)

Puedes leer el Evangelio del Jueves II de Pascua pulsando AQUÍ

·

Su padre fue asesinado cuando llegó Stalin a la presidencia de la Unión Soviética. Un buen día llegaron unos policías a su casa preguntando por él. Se fue en aquel furgón policial y, sencillamente, nunca volvió. Su madre no pudo soportar la pena y murió a los pocos meses.

Sergei quedaba solo. Era un niño: no llegaba a la edad de diez años. Fue recogido por las autoridades rusas y llevado a un orfanato del Estado. Desde entonces, fue educado en el odio más absoluto a la fue educado en el odio más absoluto a la religión. De Dios solo sabía que era el mayor enemigo del Estado.

Cuando Sergei creció, ingresó en la marina soviética, y, tras algunos semestres de instrucción en San Petersburgo, fue enviado al extremo oriental de la Unión Soviética, a la península de Kamchatka. Allí había una prestigiosa escuela naval y un puerto muy importante, porque de allí salían los acorazados que vigilaban el Pacífico de la amenaza estadounidense. Sigue leyendo