LA VID, EL SARMIENTO… Y LA PODA

Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta,

y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto

(Jn 15,1-8)

Esta es una frase extraída del Evangelio de hoy,

puedes leer el texto completo pulsando aquí

.

¿Otra vez? ¿De nuevo Jesús nos habla hoy de la vid y el sarmiento?

Muy torpes nos tiene que ver el Señor cuando insiste tanto con este mensaje que nos viene dando desde hace 4 días.

Es como ese profesor que después de haber dado la lección al completo y cuando todos creen saberla, vuelve a abrir el libro por el principio para volverla a explicar.

Pues sí, como decíamos hace unos días, cada jornada, aún con el mismo texto evangélico, Jesús nos dice cosas diferentes.

Si bien el otro día, con este mismo Evangelio el protagonista fue ¡un cocodrilo!  (léelo pulsando aquí), hoy parece que nos habla de otro asunto.

Hoy hablamos de la poda.

Se trata de un proceso del que es mejor hablar después, y no durante, el tiempo en que la estás experimentando.

Pero, ¿qué es esto de la poda? Sigue leyendo

A POR EL VIÑADOR DE HOY… CONFIADOS

 

Envió un siervo a los labradores a su debido tiempo

para recibir de ellos una parte de los frutos de la viña

(Mc 12,1-12)

.

.

Hoy Jesús vuelve a traernos el Evangelio de los viñadores homicidas. Puedes leerlo pulsando aquí.

No hace mucho que hablamos de esta parábola. En aquella ocasión la tomé con los viñadores (pulsando aquí puedes leer la entrada titulada “Matar al dueño o a su hijo“)

Hoy Dios me ha vuelto a decir otra cosa diferente con esta lectura. Es lo que tiene su Palabra, que cada vez que la oyes te dice algo apropiado al momento que estás viviendo.

En días atrás he vivido situaciones que seguro que un cristiano como tú ha experimentado en alguna ocasión. Son esas en las que te toca hablar de Dios en un foro en el que no esperabas hacerlo o porque alguien te pregunta. Como no, el Señor como siempre con sutileza, hoy nos ayuda a entender cuál nuestra misión en estos casos. Sigue leyendo

¡PODEMOS!

¿Podéis beber la copa que yo voy a beber,

o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?».

Ellos le dijeron: «Sí, podemos»

(Mc 10,32-45)

·

·

Lejos de interpretar como palabras de ánimo para una victoria deportiva, el titulo de la entrada de hoy nos sirve para exhortarnos, levantarnos, animarnos o motivarnos a imitar al protagonista de la imagen.

Obviamente no se trata del mismo Jesucristo, es un señor que al que se ha caracterizado para ser fotografiado evocando a nuestro Señor.

Pero no podemos negar que se trata de una fotografía impactante que nos conduce a pensar que sin duda estamos ante el mismo Cristo.

Si nos invitan a una fiesta de disfraces tendríamos fácil como caracterizarnos una vez que decidamos a quién queremos imitar. Si elegimos, por ejemplo, ser Blancanieves basta con comprarnos un traje largo de falda azul y parte de arriba roja y el resto, sobre todo si eres mujer, solo es maquillarse un poco. Para los hombres, nos sería más fácil elegir el disfraz de superhéroe. Comprando el traje del hombre con súper poderes de moda (no me refiero a ningún presidente de entidad bancaria) y haciendo un poco el ridículo con el atuendo colocado, ya seríamos uno más en la fiesta.

¿Y si queremos disfrazarnos de Cristo? Sigue leyendo

VEN, SÍGUEME. ¿POR QUÉ NO?

…nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido (…)

Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno”

(…) muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros.

(Mc 10,28-31)

·

·

Ayer Jesús le pedía al joven rico que dejara todo para seguirle. Las dudas le atormentaron y dejó de hacer lo que quizá le pedía su interior.

Aquel joven se aferró a la felicidad inmediata y efímera que da lo material. (Puedes leer la entrada de ayer pulsando aquí)

Hoy el evangelista Marcos nos continúa comentando cómo terminó aquella situación con la reacción de sus apóstoles.

Puedes leer el Evangelio de hoy pulsando aquí.

Pedro, consciente de que lo ha dejado todo para seguirle, tiene interés en saber cuál será la recompensa.

Como cualquiera de nosotros, la piedra donde Jesús comenzó a edificar su Iglesia, se diría para sí: oye, que estamos aquí todo el día contigo, para arriba y para abajo,  hemos dejado nuestros negocios, nuestros amores, nuestros proyectos, ¡nuestra vida!… y no hemos tenido reparo en abandonarlo todo por seguirte. ¿Con qué nos premiarás? Sigue leyendo

EL FANTÁSTICO COCHE

…anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.

(Mc 10,17-27)

·

·

Cuando preparas la celebración del cumple de tu hijo pequeño, todo te parece poco para adornar la fiesta. Que si los globos, la tarta, las golosinas, el confeti… todo listo y dispuesto para una gran celebración que en una tarde ya se habrá acabado.

Luego, cuando todos se han ido, vuelves al lugar del evento, y todo presenta un aspecto desastroso: el suelo lleno de papelitos, globos por todos sitios, las chuches por el suelo… ¡menuda fiesta!

Ahora toca recoger.

Pues si eso es para una tarde, cómo me iba a encontrar yo esta mañana el tiempo litúrgico después del fiestón de 50 días que nos hemos dado los cristianos desde que resucitó el Señor hasta que tuvo a bien enviarnos su Espíritu.

Hoy retomamos el tiempo ordinario y otra cosa no se, pero orden y sentido no le falta a nuestra santa madre Iglesia. Sigue leyendo

TÚ LO CONOCES TODO

¿Me amas más que estos?

Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.

(Jn 21,15-19)

·

·

Me parece muy cotidiana la conversación que mantuvo Jesús con Pedro y que hoy nos la cuenta a nosotros en el Evangelio.

Es de esas situaciones que hoy se convertirían en cotilleo al llegar a nuestros oídos.

El diálogo entre dos amigos sería más o menos este:

“Oye, me he enterado de una cosa, ¿sabes qué le preguntó Jesús a Pedro?.”  -con esto despertaría el interés de su amigo y continuaría- “Le preguntó que si le quería, y se lo preguntó ¡por 3 veces!!.

Otra vez, ¡Pedro tuvo que responder en tres ocasiones!

Pero lo más fuerte, es que Jesús quería saber si Pedro lo amaba más que los otros.

Al mismo que lo negó 3 veces, ahora que se le aparece resucitado le pregunta que si le quiere ¡más que los demás!…”

El amigo oyente, nervioso, insiste:

“¿Y qué? ¿Qué le respondió? Seguro que le diría que claro, que lo quería más que nadie… lo normal es que Pedro diga una cosa para quedar bien y luego ya se sabe…”

Con esto aparecen los inevitables juicios e interpretaciones cuando solo bastaría con contar lo sucedido…

Pero el caso es que Pedro nos da un lección ejemplar. Sigue leyendo

TIRAR DEL CARRO

…Felipe, oyendo que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó:

“¿Entiendes lo que estás leyendo?”

El le contestó:

 “¿Cómo voy a entenderlo, si nadie me lo explica?”

(Hechos de los Apóstoles, 8, 26-40)

:

En el día de hoy vamos a cambiar la costumbre. No tomaremos la referencia de una frase del Evangelio para desarrollar la entrada.

En esta ocasión voy a compartir contigo la primera lectura del día para que puedas leerla al completo si no tienes oportunidad de ir a misa y oírla antes de recoger el bombón que Dios te tiene guardado para ti.

Antes que nada, comencemos deleitándonos con este bello relato:

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (8, 26-40)

En aquellos días, un ángel del Señor le dijo a Felipe:

“Levántate y toma el camino del sur, que va de Jerusalén a Gaza y que es poco transitado”.

Felipe se puso en camino. Y sucedió que un etíope, alto funcionario de Candaces, reina de Etiopía, y administrador de sus tesoros, que había venido a Jerusalén para adorar a Dios, regresaba en su carro, leyendo al profeta Isaías. Sigue leyendo