AMOR ANÓNIMO: CHIARA CORBELLA

Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas,

que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan;

(…) Tú, en cambio, cuando ayunes,

perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto,

no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto.

Insistiendo en el mensaje de amar sin medida que el Señor, tenaz como nadie, nos quiere transmitir en estos días, nos encontramos con un ejemplo de amor anónimo como el que se nos está pidiendo a través del Evangelio de hoy.

Hablamos de Chiara Corbella Petrillo y su estremecedora, a la vez que ejemplar, historia. Una joven de 28 años que ha muerto por retardar el tratamiento de un tumor hasta acabar su embarazo.

ROMA, lunes 18 junio 2012 (ZENIT.org).- Este sábado, en la iglesia de Santa Francisca Romana de Roma, se celebró el funeral de la joven Chiara Petrillo, tras un sufrimiento de cerca de dos años provocada por un tumor.

Una ceremonia nada fúnebre, una gran fiesta en la que participaron cerca de mil personas que llenaron la iglesia, cantando, tocando, aplaudiendo desde la entrada del féretro hasta su salida. Sigue leyendo

MATCH BALL (BOLA DE PARTIDO)

“¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?”

(Juan 20,11-18)

Evangelio del martes de la Octava de Pascua

·

Los acontecimientos de la vida se te van presentando de una forma tan inesperada que a veces hasta lo que descuadra tu programa diario es digno ser agradecido a Dios. 

Es bueno que algo te rompa tus esquemas para que poco a poco nos vayamos dando cuenta que los esquemas el único que los maneja es nuestro Señor. Poco a poco nos iremos educando a esa forma de vivir, a nuestros ojos más anárquica, en la que caminas siendo consciente que no eres tú el que dirige los acontecimientos y  que solo Dios es quien tiene la contraseña para hacer cambios en tu agenda.

María Magdalena, protagonista en el Evangelio de hoy, acudía a encontrarse con Jesús donde ella “sabía” que estaba. Pero resulta que los acontecimientos habían cambiado y dos ángeles a los que no esperaba encontrar la consuelan.

Es la primera lectura que hay que sacar de este pasaje, el saber oír a los ángeles que se te presentan en tu camino para indicarte dónde está el Señor.

María localiza al Señor, trata de abrazarlo y este la detiene al decirle que primero hay que subir al Padre. ¡Me encanta esta expresión!.

Insisto en muchas ocasiones en ayudar a poner orden en los que están confundidos con este tema y las preguntas que hoy hace Jesús me vienen como anillo al dedo para poder explicarlo: “¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?” . Sigue leyendo

La Ascensión del Señor

Este domingo es el día 40 de la Pascua y se celebra la Ascensión del Señor. Esta solemnidad se celebraba antes el 6º jueves del tiempo de Pascua.

¿QUÉ ES LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR?

Después de “40 días” entre los hombres después de su muerte y resurrección, durante los cuáles se deja ver mediante diferentes apariciones, Jesucristo deja el mundo terreno para ir definitivamente a la Gloria del Padre.  Sigue leyendo

El Niño Jesús también hace milagros

En la NOCHEBUENA de hace 123 años, Paul Claudel, gran poeta, dramaturgo y diplomático francés, se sintió llamado por Dios, como lo cuenta él mismo:

“Fui a Notre Dame de París para asistir a los oficios de Navidad. Yo no creía en nada; pero me parecía que en las ceremonias católicas encontraría inspiración para escribir algo…
Los niños del coro vestidos de blanco estaban cantando lo que después supe que era el Magníficat. 

Entonces fue cuando se produjo el acontecimiento que ha dominado toda mi vida.

En un instante mi corazón fue tocado y creí. Creí con tal fuerza de adhesión, con tal agitación de todo mi ser, con una convicción tan fuerte, con tal certidumbre que no dejaba lugar a ninguna clase de duda…

¡Dios existe, está ahí! ¡Es alguien, es un ser tan personal como yo!

¡Me ama! ¡Me llama…!

La misma noche de ese memorable día de Navidad tomé una Biblia y por primera vez escuché el acento de esa voz tan dulce y a la vez tan inflexible de la Sagrada Escritura que ya nunca ha dejado de resonar en mi corazón.”

Texto extraído del blog  Miscelanea Religiosa. Roque Pérez.