LO QUE QUIERO PARA MÍ


Entrad por la entrada estrecha

¡qué estrecha la entrada

y qué angosto el camino que lleva a la Vida!;

y pocos son los que lo encuentran.

(Mt 7,6.12-14)

·

10 COSAS QUE QUIERO QUE HAGAN CONMIGO

1. Quiero que me respeten.

2. Quiero que se interesen por mí, por mis preocupaciones.

3. Quiero que toleren mis defectos, que entiendan mis fallos.

4. Quiero que no me condenen sin darme oportunidad a explicarme.

5. Quiero que alaben mis cualidades.

6. Quiero que no murmuren sobre mí.

7. Quiero que se acuerden de mí en las alegrías…y en mis tristezas.

8. Quiero que mis superiores valoren mi trabajo.

9. Quiero que mis hijos me entiendan como padre.

10. Quiero que ayuden en mis necesidades cotidianas.

Bueno, me he despachado a gusto. Esto todo lo que quiero que hagan conmigo…

…todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos. (Mt 7,6.12-14)

¡Vaya!, pues me temo que voy a tener que invertir el sentido de mi lista.

Qué directo es el mensaje de hoy en el Evangelio. Lo que quiero para mí, es lo que tengo que hacer a los demás.

Esta relación, que he hecho sin tener que pensar demasiado, bien podría haber sido redactada por muchos de mis hermanos a los que no les hago ni caso: ya tengo deberes para hoy.

Pero esos deberes son complicados. Si tengo otras opciones y mucho más cómodas.

Con lo fácil que es abrigarme con mi ego y mis necesidades. Con la que está cayendo, lo mejor es que me preocupe de mis cosas y de momento esperar a que piensen en mí y cuando yo pueda ya pensaré en invertir esa lista.

…Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición

¡Pero bueno!, en este Evangelio está todo estudiado, el Señor no deja lugar a dudas.

Me está dejando bien clarito que me he de poner en forma para poder entrar por esa estrecha puerta que me está mostrando y que no es otra que pasar por donde muchas veces sé que me va a costar. Como la de la imagen, que es muy bonita, pero a ver quién entra por ahí…

Hablando de ponerse en forma, resulta que ese es el proceso a iniciar para pasar de pensar solo en mí a poner en preferencia a los otros, es  como volver a hacer deporte después de mucho tiempo.

Dicen que tras 8 semanas de ejercicio continuado desaparecen por completo los dolores físicos que sentimos al ejercitar nuestros músculos tras mucho tiempo inactivos. Es a partir de entonces cuando el cuerpo se ha adaptando a la nueva actividad a la que le estamos sometiendo.

Pues con esto del corazón ocurre igual. Tenemos que pasar por situaciones que nos generen alguna agujeta mental pero es muy gratificante el resultado que obtienes cuando comienzas a tratar a los demás tirando de la lista que has elaborado con lo que te gustaría que hagan contigo.

Con el espíritu tonificado y con un puntito de forma, tratar a los demás como te gustaría que te traten se convierte en un ejercicio diario que te ayuda a mantener la línea necesaria para entrar por esa estrecha puerta que da paso a una vida que te aportará una felicidad continuada, que te ayudará a llevar de mejor manera tus inquietudes, y que te mantendrá siempre motivado a alcanzar cotas más altas que tu “Entrenador Personal” te va a ir señalando para ti.

Pues no hay más que pensar, a calzarse las zapatillas y a ejercitarnos

El modelo a seguir, el Corazón de Jesús.

.

Lázaro Hades.

Una respuesta

  1. Dios te bendiga.

    Un cariñoso saludo.

Anímate a dejar tu comentario. Comparte tu fe!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s