Reflexiones sobre la Fe


La fe nos aporta verdades, conocer hechos que han sucedido en la historia y que nos afectan aunque no hayamos podido ser testigos de ellos; lo fundamental que aporta la fe no consiste en gustos ni sensaciones.

Creer es mejorar, cambiar, limpiar, salvar.

Aquellos que miraron a Jesús con convencimiento recibieron de Él la prueba del milagro.

El que no tiene fe está en el mismo sitio que aquél que sí la tiene, pero no están del mismo modo. El primero está a oscuras, en tinieblas, no ve nada. El segundo gracias a la luz ve más allá, ve todo, y por tanto tiene el último dato de la respuesta definitiva.

El secreto de la fe no tiene importancia para nadie, más que para uno solo, y ninguna palabra sería capaz de explicarlo. Este sentimiento no te cambia, no te llena de asombro ni te hace feliz de una forma diferente a la que conoces.

En ocasiones comprobarás que la fe se desliza por tu alma a través del dolor, esto hará que se arraigue firmemente en ella.

Mi vida interior ya no estará a merced los acontecimientos. Haré responsable a mi fe de mis errores para arrepentirme al instante.

Las crisis de fe no surgen de modo espontáneo sino por el mal obrar. “pues todo el que obra mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras” (Juan 3, 19).

“El que no vive como piensa acaba pensando como vive”

La falta de fe no es por la falta de luz, sino por la inmensidad de los pecados que manchan el alma, oscurecen la mente y tapan la cara. No se saca la consciencia a la luz porque remuerde, se obra a escondidas para que no me vean y puedan corregirme, se acude a la excusa, al caso extremo, a la voz mayoritaria. Pero la verdad nunca puede ser borrada del todo como el pecado. Siempre quedará remordimiento interior, la inseguridad vital, la falta de felicidad, la aparición de una situación equivocada, el fracaso, la desgracia, la muerte.

En el fondo el hombre sin fe tiene envidia del hombre con fe.

Gracias Señor por habernos buscado, por haber actuado en la historia.

Quiero andar en la luz para no dejar de sintonizar contigo.

Te pido que todos los hombres te conozcan.


Lázaro Hades.

Inspirado en textos de José Pedro Manglano.

Anímate a dejar tu comentario. Comparte tu fe!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s