SAN BARTOLOMÉ, apostol. 24 de agosto.


San Bartolomé, apóstol

San Bartolomé, apóstol, al que generalmente se identifica con Natanael. Nacido en Caná de Galilea, fue presentado por Felipe a Cristo Jesús en las cercanías del Jordán, donde el Señor le invitó a seguirle y lo agregó a los Doce. Después de la Ascensión del Señor, es tradición que predicó el Evangelio en la India y que allí fue coronado con el martirio (s. I).

“Se quedaron con Jesús (Juan y Andrés) aquel día. Sería como la hora décima…” (Jn 1,39). “Día” significa no veinticuatro horas, sino el día de la vida en la tierra que nos sirve de trampolín para saltar a la Eternidad.

La charla fue deliciosa. El apóstol la recordaba en su ancianidad hasta precisar la hora exacta.

Meteoro fugaz

¡Qué suave es el trato con Cristo!… Primero se insinúa, pero poco a poco se nos revela. “Quien Me ama…, Me revelaré a él” (Jn 14,21).

El amor es contagioso y lleva a ganar otros. Andrés a su hermano Simón y Felipe a un amigo. Betsaida es la ciudad de Pedro y Andrés. Felipe que caza allí a Natanel o Bartolomé, era natural de Caná de Galilea, y le lleva a Cristo que estaba entonces en la región del Jordán.

Meteoro fugaz, cruza por la historia de la salvación sin dejar más rastro que el elogio de Jesús. Es la semblanza evangélica de Natanael. Una silueta de las más simpáticas y atractivas entre los Doce.

“Ven y Le verás”

“Halla Felipe a Bartolomé y le dice: Aquél de Quien escribió Moisés en la Ley y los profetas Le hemos hallado. Es Jesús, el hijo de José, el de Nazaret” (Jn 1,45).

Muy bien conocía a su amigo. Felipe era tímido y reflexivo, pero dócil. Necesitaba que con energía y suavidad se le llamase. “Sígueme”, le dice Jesús (Jn 1,43). Vencido por la gracia y arrastrado por su buen corazón, se une a Cristo. Si Jesús no hubiere hecho esto, seguro que seguiría dudando indeciso.

Felipe va a pescar a Natanael, pero pincha en hueso. Son del todo distintos ¡pero se entendían tan bien…! No le da razones, se limita a invitarle a que vea a Jesús. Bartolomé era más culto que su amigo. Independiente y caprichoso, como suele suceder a los que estudian, y más si cursan Derecho.

Es un perito orgulloso de su Ley y sabe que de Nazaret nunca saldrá cosa buena (cf. Jn 1,46). Le dice Felipe que de eso él no entiende nada. Le aconseja no se deje llevar de titubeos y que tome el primer tren que salga, no sea que otro no parta. Inicia táctica en directo. “Ven y Le verás”. Deja de pensar, y te convencerás.

Audaz, le invita a Ejercicios ignacianos en silencio, a estar con Jesús como enamorados que sin mirarse hablan. Eso es lo que habían hecho Juan y Andrés al “quedarse con Él aquel día”. Felipe se transforma de taciturno en valiente desde que ve y habla con Cristo.

“Cuando estabas debajo de la higuera, Yo te vi”

El Señor se meterá en su corazón con una palabra de amor comprensivo y con la dulzura de Sus ojos. Su palabra afable y comprensiva le pinta como el rabí ideal para los judíos. “Vio Jesús a Natanael venir hacia Él y dice: Ahí tenéis un verdadero israelita en quien no hay engaño” (Jn 1,47).

Natanael va a entrar en diálogo con Cristo y ya no tendrá más remedio que rendirse. El diablo azuza nuestro orgullo para que no hablemos con Jesús en el director espiritual o en el guía laico de un compañero de profesión. “Quiere ser secreto, y no descubierto” (Ejercicios Espirituales Íñigo de Loyola).

Natanael pregunta al Maestro con curiosidad y cierto recelo. “¿De qué me conoces?” Cristo le responde: “Antes que Felipe te llamase, cuando estabas debajo de la higuera, Yo te vi” (Jn 1,48).

Los rabinos solían sentarse solos a la sombra de una higuera para estudiar con más paz. Bartolomé seguiría este uso y estaba pensando si su vida se ajustaba a un israelita sincero y veraz.

Las palabras de Jesús son para él como si leyese en su corazón. Le arrastran a adorar el misterio de Cristo Dios. Le parece una visión de la escala de Jacob abriendo peldaños entre cielo y tierra (cf. Gn 28,11–13). Es la marca de cada cristiano coherente, del verdadero israelita que recibe el Bautismo.

“Rabí, Tú eres el Hijo de Dios…”

Natanael capitula por fin al revivir un secreto íntimo de su vida. Secreto del pasado y del presente, pues todos tenemos ansia de ese Dios Eternidad y no de ídolos fugaces de turno, placer, dinero, sexo…

Cae a los pies de Jesús y le adora. “Rabí, Tú eres el Hijo de Dios, el Rey de Israel” (Jn 1,49). Un elogio del Maestro, rinde al punto, a una persona recta, sincera y agradecida. Es axioma universal para hombres alejados, pero buscadores de la Verdad.

Íñigo de Loyola tiene razón. “Tan suavemente llamados…, a cierta noticia…, en alguna manera seguirle con el propósito de tornar…, seguirle para siempre…” (Ejercicios Espirituales).

En Él lo podemos todo, pues “Cristo es nuestra sabiduría, justicia, poder, santidad y fortaleza. En Jesús están escondidos todos los tesoros de sabiduría y ciencia” (cf. 1 Cor 1).

“¿Cuchillo o piel en el brazo?”

La Tradición nos dice que predicó la fe en Arabia y Armenia donde murió mártir. Su cuerpo se lleva a la isla de Lípari en Sicilia. Fue trasladado en el 808 ante la invasión sarracena a Benevento, y más tarde en el 983 por el emperador Otón III a Roma. Fue depositado en la isla de Tíber en la iglesia de S. Adalberto. Desde entonces recibe el título de S. Bartolomé in Insula.

Hacia el siglo VII se conservaba una reliquia suya en la iglesia de Escalada, reino de León. El cráneo se venera desde mediados del siglo XIII, en una iglesia dedicada a su nombre en Francfourt. Un brazo fue llevado a la catedral de Canterbury por S. Eduardo rey, el Confesor.

La iconografía lo representa con el cuchillo con que le decapitan o con su piel en el brazo. La pintura española añade un diablo a sus pies. En algunos países se le invoca como protector de todas las enfermedades de la piel.

Anímate a dejar tu comentario. Comparte tu fe!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s