Juan Pablo II


Se acerca el día de la beatificación de Juan Pablo II y quería tener un espacio para él en el blog.

En estos días se escribe y se proyectan todo tipo de artículos y documentales en torno a su persona. Dificilmente podría añadir más información a lo que se dice.

Os dejo algunas referencias por si queréis leer más: vídeos, calendario de la beatificación, biografía, el milagro de la beatificación, oraciones

No obstante, como siempre hago cuando quiero hablar sobre un tema, me puse a investigar y seguro que saldría lo que debería publicar en mi página, cuyo Jefe de Edición no es otro que el Señor que usa mi teclado y me pone delante a todos vosotros para que me sigáis motivando cada día a seguir escribiendo e intentando no defraudaros en exceso, como diría Pablo Dominguez (algún día hablaremos de su Ultima Cima).

Y la imagen de Juan Pablo II que hoy me puso delante el Jefe de Edición es esta:

Esta foto se la hizo su fotógrafo personal, Arturo Mari,  el 25 de marzo de 2005. El primer Viernes Santo, en sus 27 años de pontificado, en el que Juan Pablo II no asisitió al Via Crucias en el Coliseo romano. Murió 8 días después, habiendo padecido durante esa Semana Santa, toda la pasión y muerte de Jesucristo, con un gran sufrimiento y dolor.

Se nos muestra al Papa en su capilla privada donde siguió la ceremonia del Via Crucis, y este instante tuvo lugar en la estación número 14 del Via Crucis, (EL CADÁVER DE JESÚS PUESTO EN EL SEPULCRO). El Papa cogió el crucifijo, lo besó y se lo puso junto al corazón.

Ante su imposibilidad, mandó a decir a la multitud el siguiente mensaje: “Ofrezco mis sufrimientos, para que así el plan de Dios se cumpla y que sus palabras se propaguen entre la gente. También estoy cerca de quienes, en este momento, son tratados por sus sufrimientos. Oro por cada uno de ellos”.

Me quedo hoy con el espíritu de Juan Pablo II en el sufrimiento. En cómo ofreció hasta el último suspiro de su vida por los demás agarrado a la cruz, la Cruz que Cristo tendió entre nosotros y el Padre y que es más que el símbolo de los cristianos, es el camino, la puerta. Sirva este ejemplo gráfico del beato Juan Pablo II.

Entre sus múltiples mensajes, yo pondría esta frase suya en el pie de la foto, digna de enmarcar: Redescubrir el valor de la Cruz de Cristo para hacer de ella EL CENTRO de la propia vida: esta es la característica fundamental de la espiritualidad del cristiano. 

Y termino con otra frase que nos dejó para los cristianos laícos:

El compromiso social de los cristianos laicos se puede nutrir y ser coherente, tenaz y valeroso sólo desde una profunda espiritualidad, esto es, desde una vida de íntima unión con Jesús.

No le busquemos filosóficas y quiméricas interpretaciones a estas frases, solo quieren decir que hemos de vivir en Cristo en nuestro día a día, dejándonos caer en El, dejando que El sea el Eje. Y a vivir…

Lázaro Hades.


Una respuesta

  1. En el año 2002 estuve en Roma en una canonización,fui sin mucho empeño,casi por acompañar a mi marido.Yo era de las que ,equivocadamente no nos llamaba la atención el papa,el vaticano y todo lo que rodea.Verdaderamente Juan Pablo II me llegó muy hondo,me di una buena sesión de llanto en la plaza de San pedro,me emocioné muchísimo.Agradezco profundamente a Juan Pablo II el cambio de opinión que me causó. Respeto profundamente al Papa,al Vaticano y a todo lo que le rodea desde entonces.

Anímate a dejar tu comentario. Comparte tu fe!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s