Evangelizando en el siglo XXI: HERMANA GLENDA.


La tranquilidad de un domingo por la tarde da para repasar asuntos que se van quedando atrás sin que por ello no sean merecedores de un momento de mi tiempo, de un momento de calidad, de esos que solo se generan cuando miras a la ventana y ves como el cielo le gana la partida a las nubes al final de la tarde haciendo que estas se tiñan de naranja en su huida.

Si esto ocurre en ese momento de balance semanal y la música de la hermana Glenda te acompaña, se hace muy fácil escribir.

Quiero iniciar con esta monja, una serie de testimonios sobre personajes que conviven entre nosotros que algún día van a ser recordados por sus hechos y que si no llegan a serlo, seguro que marcarán el camino a la santidad a muchos otros.

Seguro que en nuestro entorno hay personas que creemos que llegarían a ser Santos, evoquemos en ellos estas lecturas y dediquemos cada uno de nosotros a quien recorre su camino a la santidad junto a nosotros.

Te sugiero que le des al “play” del vídeo y oigas su música mientras te explico quién es.


Bien, pues hoy te hablo de GLENDA VALESCA HERNANDEZ AGUAYO, (Chile, 5 de enero de 1971).

Hermana Glenda.

De nacionalidad española, esta cantautora, religiosa consagrada desde hace 20 años, lleva 10 siendo un ejemplo de evangelización en nuestros días gracias a la música.

Extraigo fragmentos de su biografía, que puedes leer completa aquí.
Nació en Parral, Chile, fue una adolescente muy inquieta, perteneció a la Cruz Roja, fue ecologista, presidenta del centro de alumnos de su liceo e incluso deportista de vóleibol y atletismo. Sus cercanos la reconocían por tener un carisma y simpatía especial que siempre la hicieron popular en los colegios por donde estuvo. También en esos años comienza a cantar junto con otras dos amigas en los festivales y actos de su liceo y ciudad.
Su acercamiento al cristianismo

Comenzó a cantar en la misa dominical de la Catedral de su ciudad y, a través de este ministerio, poco a poco se va acercando a Dios. Glenda cuenta que poco a poco, iba entendiendo lo que iba cantando. Se quedaba mirando la cruz después de misa y le preguntaba al Señor: ¿Es verdad que has muerto por mí?, ¿Qué sentido tiene la vida?, ¿Por qué?…
…apenas tenía 15 años, Glenda insistió y no pudieron impedirle realizar sus primeras experiencias apostólicas entre los que más sufren. Glenda buscaba comunicar su experiencia de Dios: “¿Por qué yo experimento el amor que Dios me tiene y los demás no?”. Esta inquietud la movía a entregarse y dar a conocer a Dios a todos, en especial a sus compañeros de liceo y de ciudad.

Su vocación

…comienza a nacer en Glenda el interés por una vida de consagración completa a Dios. Miraba a las personas consagradas que iban apareciendo en su camino y pensaba: ¡qué fantástico debe ser vivir sólo para Dios! Un día siguió, sin ser vista, a una consagrada y hasta se atrevió a tocarle el borde de su hábito, “quería saber cómo era”.

…a los 15 años, leyendo la Biblia, Dios se hizo presente y abrió los ojos de su mente y de su corazón como a los peregrinos de Emaús. Entonces, reconoció al Señor, experimentó y gustó de su presencia y de su amor. Ella nos dice que fue tan grande esa experiencia que cambió por completo su vida. Comienza a dedicarse a comunicar esa experiencia en el apostolado y a la profundización de la misma en la oración. Luego recibe una segunda llamada del Señor. El Señor le pedía dejar su familia, su país, su ambiente, su novio..¡posponerlo todo! y entregarse en cuerpo y alma a servir al Señor. Decide entonces, después de años de lucha y discernimiento, consagrar su vida a Dios. En 1988, Glenda da el paso definitivo, aunque confiesa que tuvo dolor, deja a su novio y entra en las Hermanas de la Consolación. “Eso es lo que siempre he hecho en mi vida -dice Glenda-: consolar, y eso es lo que quiero seguir haciendo”. Lleva 20 años consagrada al Señor e intenta “hablar al corazón del hombre”, consolando a los demás con el mismo consuelo que de Dios recibe.
…Ha recorrido casi toda España anunciando al Señor Jesús y provocando a los jóvenes españoles a tener de verdad un encuentro con Cristo.

…La Hermana Glenda recibe una segunda llamada, dentro de la gran llamada a la vida consagrada que vive desde hace 20 años. Al igual que Madre Teresa de Calcuta que dejó su colegio para responder a otra llamada recibida, la Hna Glenda, dejando su vida normal como religiosa dedicada sobre todo a la enseñanza, se pone bajo obediencia del Obispo de Terrassa en Barcelona, España, para dedicarse por completo al anuncio del Evangelio por el mundo entero. Su superiora general y ella, ven que Dios está hablando y que para responderle ella necesita de un marco canónico más amplio, que le permita responder a la llamada de Dios a la “evangelización de los pueblos” que desde hacía años, a través de muchos signos, el Señor le pedía. Por eso después de conversar su Superiora y su nuevo “superior”, el Obispo Diocesano, la Hna Glenda hace el cambio al “Ordo Virginum”, la forma más antigua de consagracion de la mujer en la Iglesia.

…Esta forma de Consagración le permite dedicarse a sus viajes misioneros, llevando la Palabra de Dios por medio de la predicación y la música … En esta forma de vida “Consagrada”, no se hacen votos, sino que se recibe una “solemne consagración” por parte del Obispo, quien entrega a la consagrada 3 insignias que resumen su vida y misión: VELO, signo de su pertenencia a Dios y su servicio a la Iglesia (uso opcional, según sea conveniente o no para la misión de cada consagrada, ya que esta vocación permite ejercer un carisma particular y no grupal a diferencia de las órdenes religiosas femeninas); reciben también el Anillo, signo de su esponsalidad con Cristo y el’ Libro de la Liturgia de las horas para que viva una vida de oración y servicio, según sea su carisma particular.
Actualmente en el mundo hay mas 5.000 consagradas en el Ordo Virginum que viven su consagración a Dios de variadísimas maneras: las hay que trabajan en un banco u oficina, sin que nadie sepa su “consagración solemne”, hasta otras expresan de una forma más visible su Consagración llevando el velo, cruz y otros signos religiosos, según sea oportuno para la misión que realizan. En esto se rigen por los respectivos Directorios diocesanos y con el permiso del Obispo Diocesano.

Su actividad musical

Aunque grabó su primer trabajo musical en 1998 (A solas con Dios), en el 2002 comenzó sus viajes de apostolado por el mundo. En ese año, la hermana Glenda participa en la XVII Jornada Mundial de la Juventud en Toronto, cantando “Nada es imposible para Ti”, mientras el Papa Juan Pablo II repartía la comunión. Esa experiencia con el Papa y ver su ardor misionero, a pesar de su enfermedad, movió a Glenda a comenzar desde ese año grandes y pequeños conciertos por toda España, Italia, Alemania, Estados Unidos, Panamá, Costa Rica, Cuba, Argentina, Chile, Colombia, y el concierto-oración realizado el Domingo de Resurrección en Santo Domingo (República Dominicana) en abril del 2006 por invitación del cardenal de esta ciudad para más de 25.000 personas en el estadio de esa ciudad; estuvo de gira en México entre octubre y noviembre de 2009 de acuerdo a su portal de Internet. Actualmente desde la “Fundación consuelen a mi pueblo” se dedica intensamente a la Evangelización de los Pueblos. En su música se refleja una hermosa síntesis de teología, psicología y espiritualidad que tocan misteriosamente el corazón de los oyentes y lo llevan a un encuentro profundo con el Dios Vivo. En su amplia discografía podemos orar desde textos del Génesis hasta el Apocalipsis. El don que Dios le ha dado le permite expresar en sus canciones una verdadera síntesis entre Razón y Fe.

Puedes  ver y oir toda su música aquí

También puedes visitar su página web para saber más de ella.

Por último, te dejo una versión del Magnificat cantado por ella, que seguro te va a llegar al corazón como no podría ser de otra forma al tratarse de esta oración.

Una respuesta

  1. Me encanta su música,sus canciones son evangelio puro.Me regalaron un cassete de la hna Glenda hace un montón de años ,siempre la llevaba puesta en el coche,mis hija mayor se aprendió las letra de las canciones de tanto oirlas,sin embargo no sabía nada de su vida ,me ha hecho mucha ilusión leer sobre ella,sigo oyendo su música,ya no en cassete desde luego.

Anímate a dejar tu comentario. Comparte tu fe!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s